El Museo Británico te deja imprimir copias 3D de sus artefactos.



Siguiendo los pasos del Museo Metropolitano de Nueva York, el Museo Británico va a revolucionar su tienda de regalos dejando a los visitantes descargar e imprimir copias en 3D de sus incalculables antigüedades y artefactos.

Teniendo en cuenta el tamaño de la colección del museo, es de esperar que pondrán a disposición de los visitantes cientos de artefactos para descargar e imprimir en 3D. Por ahora solamente hay disponibles 14 modelos en Sketchfab, incluyendo un busto de  Amenemhat III, una estatua de la Isla de Pascua o un sarcófago egipcio —cuyas replicas podrás obtener en plástico desde la impresora 3D de tu casa. 

Fuente Gizmodo 

Stasi, los colaboradores de carrera.



Los colaboradores de carrera del Ministerio para la Seguridad del Estado (MfS, del alemán Ministerium für Staatssicherheit) eran el personal base de la policía secreta. A semejanza del primer servicio de policía secreta soviético, la "Tscheka", los colaboradores de la Stasi se consideraban a si mismos como una élite para la protección del gobernante partido comunista. La pauta que orientaba su proceder era la "lucha vehemente e irreconciliable contra el enemigo" que pusiera en duda el poder del partido. De ello derivaba el derecho a emplear métodos autoritarios e ilegítimos. 

La Stasi seleccionaba a sus colaboradores de carrera con base en criterios estrictos. Aspectos centrales era la obligatoriedad de fidelidad política y la prohibición de contacto con Occidente. Los colaboradores del MfS estaban obligados a guardar la más estricta reserva y estaban sometidos a un reglamento riguroso. 

A excepción de unos pocos empleados civiles, los colaboradores de carrera del MfS tenían rangos militares. Gozaban de una remuneración superior al promedio y privilegios. La Stasi reclutaba sus colaboradores particularmente del Partido Socialista Unificado de Alemania y su organización juvenil Freie Deutsche Jugend (FDJ), así como de la policía popular y del ejercito. No era raro encontrar familias enteras que trabajaban para el MfS.

El hombre que plantó un bosque más grande que Central Park



El bosque Molai en Assam, India es inusual por varias razones. Este bosque de 1278 hectáreas (Central Park ocupa 315) estaba en un terreno desértico y ha sido plantado exclusivamente por un hombre dedicado, y maravillosamente maniaco, llamado Jadav Payeng. 

Payeng ha plantado y cuidado árboles durante 30 años que se han convertido en el bosque de Molai.  Imagina al personaje de Ryan Goosling en El Diario de Noah cuidando del medioambiente en lugar de Rachel McAdams y lo mima durante años para prevenirlo de la erosión.

Payeng ha plantado tantos árboles que los tigres de Bengala han decidido quedarse a vivir. Además, hay  elefantes, ciervos y rinocerontes. Panyeng se aseguró de plantar varias especies, y ahora mismo hay alrededor de 1000, incluyendo 300 hectáreas de bambú. 

William Douglas McMaster mediante una campaña crowdfunded en IndieGogo ha conseguido filmar este corto, "El hombre del bosque". Puedes verlo entero en YouTube: 




Lea la entrada original en Gizmodo 

Stasi: la omnipresencia



Muchos de los métodos empleados por el Ministerio para la Seguridad del Estado (MfS, del alemán Ministerium für Staatssircherheit) se remontan a los procedimientos clásicos de la policía secreta y el servicio de intelegicenia. Determinante fue, sin embargo, que el MfS sólo rendía cuentas a la dirección del Partido Socialista Unificado de Alemania. Adicionalmente no era controlado ni estaba limitado.

La Stasi tenía acceso a todos los aspectos de la vida en la República Democŕatica Alemana (RDA), aunque no siempre fuera directamente reconocible. Irrumpía en la vida privada de los ciudadanos, podía vigilar, intervenir teléfonos, espiar, detener, interrogar. Para desarrollar su política de control total. el MfS se apoyó en la estrecha cooperación con la policía popular, la aduana, la oficina de empleo y otras instituciones de la RDA. Podía disponer de casi cualquier información y documentos.

A pesar de la vigilancia generalizada y el espionaje, la Seguridad del Estado no logró reprimir permanentemente la oposición y el descontento en la población de la RDA.